Si te  postran diez veces, te levantas
Otras  diez, otras cien, otras quinientas…
No han de ser tus caídas tan violentas
Ni tampoco, por ley, han de ser tantas.


Con el hambre genial con que las plantas
Asimilan el humus avarientas,
Deglutiendo el rencor de las afrentas
Se formaron los santos y las santas

 Conocí a  Almafuerte por mi viejo, y aprendí a disfrutarlo gracias a él. Su mensaje es fuerte y directo, eso puede que a algunos moleste, yo habría pensado lo mismo, pero no………

…………..hoy salió de la biblioteca el viejo libro, al escuchar en la radio a un grupo de rock con ese nombre, mi hijo me describe al grupo y yo, para explicarle por que lo asocié con Pedro Palacios (1854-1917)más conocido como Almafuerte,  le leí algunos de los poemas más conocidos…..
 Este puedo decirlo de memoria y, en mi mente, suena con la voz del viejo……..
Puede que haya sido la muleta que le permitió seguir adelante cuando, allá lejos y hace tiempo, dejó su querida Mendoza  para abrirse camino en esta enorme y bella, pero  solitaria, ciudad de Buenos Aires.

Si lo pienso un poco, quizás  fue una ayudita del cielo, a mi que siempre me da vergüenza mostrar lo que hago, que dudo mil veces antes de tirarme a la pileta, para que siga por el camino que voy andando, con más paciencia y más garra.

Obsesión casi asnal,para ser fuerte,
Nada más necesita la criatura,
Y en cualquier infeliz se me figura
Que se rompen las garras de la suerte…

¡Todos los incurables tienen cura
Cinco minutos antes de la muerte!

No quería despedirme sin antes darles las gracias a las que me dieron aliento en esto primeros pasos:gracias gracias gracias


One Reply to “”

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *